Inicio / Historia

Historia

OFICINA COORDINADORA DEL MODELO DE GESTIÓN PENITENCIARIA

La Procuraduría General de la República, creó mediante resolución No. 00078 en fecha veintidós (22) de Noviembre del 2007, una Oficina Coordinadora Nacional de los Centros de Corrección y Rehabilitación Penitenciaria, con el objetivo de administrar los Centros de Corrección y Rehabilitación que asuma el modelo como parte de la Reforma Penitenciaria, pensando en una de segunda oportunidad para la readaptación de las personas que han estado en conflicto con la Ley, donde se les aplica una modalidad de asistencia de  basada en un Sistema Progresivo de tratamiento con el interés de educarlos y reinsertarlo a la sociedad.

Antecedentes del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciario

Con la promulgación de La ley 224-84, marco normativo del sistema penitenciario dominicano,  inspirado en los conceptos de la moderna Penología, que establece como fin de la pena privativa de libertad, la protección social y la readaptación del condenado, para restituirlo a la sociedad en voluntad y capacidad para respetar la Ley.

Para dar cumplimiento a lo establecido por la ya mencionada ley en la década de los 90, se da inicio a la construcción de complejos carcelarios modelo en diferentes localidades del País, los cuales cumplían con todos los requisitos de infraestructura para ser llamados modelos, mas continuaron con la misma administración, la cual no estaba formada para ella; este primer intento fallido se demostró que las instalaciones no son la diferencia, lo que motivo la formación de un personal especializado para la gestión penitenciaria. El proceso de formación de Agentes de Vigilancia y Tratamiento Penitenciario (VTP) tiene su inicio en el año 1999 cuando el entonces Procurador General de la República, dispuso la formación de un grupo de jóvenes, hombres y mujeres, para que a partir de su graduación asumieran la función de seguridad en el Centro Modelo de Najayo, 123 jóvenes se graduaron en el año 2000 de Agente de Vigilancia y Tratamiento Penitenciarios.

En el año 2003 la Procuraduría General de la República, inicia, un proceso de remodelación de las cárceles existentes en el sistema carcelario dominicano, de igual manera la construcción de nuevas edificaciones, y la creación de la Escuela Nacional Penitenciaria; esto así, atendiendo al interés nacional de implementar un sistema penitenciario moderno, basada en los preceptos constitucionales, el respeto a la declaración universal de los derechos humanos, la ley 224-84, las reglas mínimas y los principios básicos para el tratamiento de los reclusos, como forma de prevenir situaciones lamentables como las que se han presentado en el sistema penitenciario vigente, lleno de vicios, promiscuidad, hacinamiento y violencia.

Un total de 35 cárceles conformaban el sistema penitenciario dominicano, antes de iniciar el proceso de cambio hacia el Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, una gran parte de las cárceles responden al diseño propio de la cultura de castigo y tortura ya que, en su mayoría, datan desde la época de la dictadura de Trujillo. Con la construcción de las cárceles de Monte Plata, Rafey, Mao y las cárceles modelo de Najayo, se edificaron estructuras diferentes a las antiguas edificaciones, tomando en cuenta la diferencia cronológica y de género de los internos, creando pabellones diferentes para hombres, mujeres y menores; no significando ello, que su funcionamiento fuera acorde con los requerimientos mínimos aceptados por Organismos Internacionales ni daban fiel cumplimiento a la Ley 224.

Desplazarse al tope